Los juegos de mesa no sólo son un entretenimiento: ¡en realidad son muy buenos para ti!

Mantienen tu mente activa y aumentan tu capacidad de aprender. Desde los juegos de estrategia hasta los de azar, hay muchas opciones para elegir. La mayoría incluyen alguna clase de desafío que te hace pensar. Arrojar los dados ayuda con destrezas matemáticas como los cálculos. Con todos los juegos, aprendes a seguir indicaciones al respetar las reglas del juego.

Puedes usar tu creatividad y desarrollar reglas nuevas para un juego familiar. Jugar con otras personas puede aumentar tus habilidades para comunicarte. Puedes aprender mucho acerca del carácter de una persona cuando juegas a algo con ella. También puedes aprender sobre los rasgos de tu propio carácter. ¿Eres competitivo? ¿Esta persona tiene paciencia? ¿Alguno de ustedes es diplomático? ¿Te comunicas bien? Juega con otra persona y ve qué puedes descubrir.

Aunque todos los que nos movemos por el mundillo lúdico sabemos que los juegos de mesa no son ni mucho menos un producto exclusivo para niños, no es menos cierto que existen multitud de ellos que son geniales para introducirles en la afición.

Con la amplia gama de opciones que disponemos ahora mismo, podemos encontrar juegos apropiados para los más pequeños de la casa que, además, nos hagan pasar a los adultos también un buen rato.

Los juegos de mesa tienen un buen número de características que resultan muy beneficiosas para los niños. En este artículo vamos a repasar algunas de ellas, y darte algunas razones más para jugar con tus hijos, sobrinos o primos pequeños.

¡Empezamos!

1.- Les ayudan a relacionarse y mejorar sus habilidades sociales:

Los juegos de mesa son una excelente herramienta para que el niño interactúe con otras personas (niños o adultos) y con lo que le rodea. Los comentarios sobre el juego, las reglas, las mecánicas... le ayudarán a estrechar lazos de amistad o familiares. Además, al identificarlo con un momento divertido, le ayudará a soltarse si suele mostrar timidez o dificultad para interactuar con otros niños. Compartiendo sus logros dentro del juego y ayudándole a desenvolverse en él, estaremos fortaleciendo nuestra relación con el pequeño.

2.- Aprenden a regirse por normas:

Los juegos tienen reglamentos que hay que seguir para que la experiencia sea satisfactoria. Al cumplir con las reglas, se refuerza la idea de que seguirlas reporta beneficios para todos. Esto no está peleado con cambiar alguna norma del juego si esta ocasiona dificultades al niño o si vemos que le cuesta aprenderla: lo importante es fijar unas en las que se sienta cómodo y pueda cumplir. Al hilo de este asunto, podemos aprovechar también, si se da la ocasión, de enseñarle por qué está mal hacer trampas y las posibles consecuencias que puede tener.

3.- Son beneficiosos para su desarrollo cognitivo:

Es indudable que los juegos de mesa requieren de habilidades para jugarse y que, por tanto, los más pequeños pueden beneficiarse de potenciarlas mientras juegan. La lectura, agudeza visual, destreza, razonamiento, la planificación a corto y medio plazo, agilidad mental, concentración, matemáticas simples o la memoria son solo algunas de las capacidades que pueden verse potenciadas mientras se juega. Sin darse cuenta, estará reforzando conocimientos adquiridos en el colegio y desarrollando otros nuevos, sin percatarse de su esfuerzo y asociando las habilidades adquiridas como algo divertido.

4.- Mejoran su autoestima y les ayudan a superar la frustración: Tanto si se gana como si se pierde, el juego va a enseñarnos algo positivo. Al ganar una partida o conseguir ciertos logros dentro de la misma, los niños podrán ver mejorada su autoestima y la confianza en sí mismos. Por el contrario, si se pierde, se les debe ayudar a superar la frustración y comprenderla sin que esto suponga un refuerzo negativo. Enseñarles a ser tanto buenos ganadores como perdedores es algo que les ayudará más adelante en distintas etapas de su vida.

5.-  Despiertan su imaginación:

Muchos juegos tienen un trabajado apartado gráfico o un trasfondo temático que hace que a los niños les vuele la imaginación. Pueden servirnos para, durante o después de la partida, realizar otra actividad relacionada con la historia o el tema del juego, como crear cuentos, leer libros de temática similar o dibujar. El juego puede servir de herramienta para comenzar una serie de actividades para completar el tiempo de ocio que pasamos con el niño.

Los juegos de mesa nos ofrecen cosas muy interesantes para los niños. Además, gracias a la gran variedad de juegos existentes hoy en día, podremos encontrar el juego perfecto para nuestro peque atendiendo a su edad (puede empezar con juegos sencillos desde los 2 años), gustos, necesidades y lo que queramos potenciar jugando con él.

Te recomendamos que eches un buen vistazo a nuestra sección de Juegos para niños, donde podrás encontrar pequeños grandes juegos que os harán disfrutar a pequeños y mayores.

El tiempo que inviertes jugando con tus hijos es impagable, los lazos y experiencias familiares de juegos permanecerán en el corazón de tus hijos para siempre.

Aca te dejamos los juegos infantiles mas vendidos dentro de los cuales puedes elegir el tuyo.

http://movieplay.cl/124-juegos-infantiles.html#